FELIZ NAVIDAD

De nuevo un año más estamos aquí, inmersos en esta preciosa época que es la Navidad y mirando, quizá con expectación, quizá con ansiedad, pero siempre con esperanza, el nuevo año que se aproxima pleno de incógnitas para cada uno de nosotros. Echamos la vista atrás repasando el camino recorrido y nos apresuramos a rescatar la balanza donde sopesar todos los acontecimientos que nos han acaecido a lo largo del año: unos dichosos, otros infaustos, algunos estimulantes y muchos otros enojosos… todos ellos artífices de nuestra continua evolución y formadores de un espíritu más avezado y sabio. Da igual hacia qué lado se decante nuestra balanza personal, si lo malo sobrepuja lo bueno o si nos hemos hecho acreedores de la gracia de que lo bueno sofoque lo aciago. En el primer caso nos habremos endurecido y estaremos mejor preparados para saborear cualquier merced de la Providencia; en el segundo, seremos inmensamente afortunados por haber eludido las fatídicas corrientes de lo oscuro que pertinaces e incesantes fluyen en nuestra busca. Sea como fuere, demos gracias por seguir aquí y ser capaces de seguir sonriendo y alimentando cualquier sueño que nos ayude a continuar en esta estremecedora y, a la vez, maravillosa aventura que es la vida. Celebrémoslo con todos aquellos que ocupen un exclusivo lugar en nuestro corazón y con aquellos otros que, aunque partieran hacia un destino rutilante y nos dejasen en una irremplazable orfandad, no han abandonado jamás su hogar en nuestro recoleto santuario interior. Os deseamos de corazón una Navidad muy feliz y plena de serena alegría.